domingo, 30 de junio de 2013

Todo tiene un principio

¡Hola Birdbrotherianos!

Perdonad el silencio generalizado de ayer, estuve de pajareo con el curso del ICO (Institut català d'Ornitologia), pero ya os lo contaré en la entrada especial que haré para dicho curso. 
Ha sido tan grande el placer de aprender con ellos que dedicaré una entrada sólo para explicaros todo lo que he aprendido y visto.

La entrada de hoy está destinada a explicaros cómo empezó todo. O lo que es lo mismo: de cómo una persona medianamente normal (vale, no me lo creo ni yo) llega a ser lalocalospájaros.

De todos (los que me conocen) es sabido que siempre me han gustado los animales y la naturaleza. Desde que tengo uso de razón. 
Y para los momentos que yo no recuerdo tengo la memoria de mi familia y las fotos que lo prueban.

Siempre tuve especial debilidad por los perros, claro que también son los animales que más fácilmente pueden convivir con nosotros.
Pero ¡ay!, luego estaban los pajaritos, las vacas, los cerdos, los conejos y otros animales con los que estaba en contacto desde muy pequeña.

Si a toda esa predisposición le sumamos el amor y aprecio que tenía por la naturaleza mi padre especialmente y mi familia en general, pues salgo yo corregida y aumentada.

Como en toda historia, hay un punto de inflexión, un punto clave en el que la vida del personaje principal cambia para que su vida ya no vuelva a ser la misma. 
Y ese momento de mi vida fue el 21 de mayo de 2011.

Vaya, momento revelador. Acabo de ser consciente de que hace ya dos años que encontré el primer vencejo. ¡Estaba totalmente convencida de que hacía solamente uno!
Cómo pasa el tiempo.

Resulta que ese 21 de mayo, paseando con Lúa (mi inseparable croquet spaniel) por una de las calles paralelas a la mía, encontré un pájaro tirado entre el bordillo de la acera y un coche que estaba aparcado.
Me di cuenta porque fue Lúa la que se paró a olisquearlo.

El pájaro en cuestión era negro, con el pico pequeñísimo, las alas muy largas y con forma de hoz, la cola corta y con unas garras increíblemente grandes y fuertes.

Vencejo común
(rescatado)

Su aspecto no me preocupaba, me resultó precioso. Su condición sí que me mantuvo en vilo todo el rato que estuve con él: le faltaba un ojo y la cuenca estaba húmeda por la sangre.

Vencejo común
(rescatado)

En cuanto a su especie pensaba yo, ignorante, que era una golondrina. 
Hoy en día lo pienso y me río pensando en que, de ser una golondrina, sería una golondrina gótica.

Qué disparate.

Llamé a mi veterinaria o, mejor dicho: a la de Lúa. Ella me dijo que tenía que llamar a los Agentes forestales para que ellos me dijeran cómo proceder.
Así lo hice y ellos me redirigieron al CRFS de Torreferrussa en el que me atendieron telefónicamente.

Aprovecho para aplaudir su profesionalidad. Por teléfono me dieron la indicación de proporcionarle agua con azúcar (a modo de suero) al pájaro.

NOTA: si encuentran un animal, no lo alimenten ni actuen sin conocimientos sobre su cuidado o previa consulta con un profesional cualificado para ello.

Vencejo común
(rescatado)

Además, fueron muy amables y eficientes.
En lo que llegaban los Agentes rurales a mi casa para buscar al pájaro, tuve el honor de disfrutar 3 horas de su plumífera compañía.

Dicen que cuando se le coge cariño a alguien, se le pone un nombre. Creo que no tardé ni 10 minutos en 'bautizar' al animalito.
Su nombre era ORY. Diminutivo cariñoso de Oreneta (golondrina en catalán).

Os adjunto dos vídeos en los que podéis ver lo débil que estaba, la herida en el ojo y cómo conseguí que bebiera un poco de agua. 
Quedémonos con la parte positiva: ver lo increíblemente bonito e inofensivo que es.




Cuando vinieron los Agentes forestales me hicieron saber que el ave que había encontrado y mantenido con vida a base de suero casero y kgs de amor, no era una golondrina sino un VENCEJO negro (Apus apus) o vencejo común.
En catalán un FALCIOT negre.

Histórico el día en el que me enamoré perdidamente de esta especie y de todos sus semejantes.

Ya que cuento la historia, la cuento completa y debo decir que, para mi tristeza, Ory no sobrevivió pese a los cuidados y esfuerzos que pusimos yo y el Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de Torreferrussa.

Aún con su ausencia, dejó un recuerdo imborrable en mí.
Supuso un antes y un después en mi vida.

Ory
(Vencejo común - Apus apus)

A Ory le siguieron dos vencejos reales (Apus melba) de nombres 'Rey' y 'Dun' respectivamente, que encontré en diferentes puntos de mi pueblo y que ni tiempo tuve para hacerles foto porque se repusieron enseguida y fueron liberados.

También tuve la oportunidad de cuidar durante un rato (volví a llamar al CRFS Torreferrussa) de un pollito de urraca o mirlo.
No sé con seguridad de qué era porque tampoco podían asegurármelo los que vinieron a recogerlo.

Llegó a mi el 04 de mayo de 2012 gracias a una amiga (Cris) que lo encontró en el patio del colegio donde trabaja y lo rescató.
Los peques de su clase le pusieron un nombre que ahora mismo no recuerdo. ¡Lo siento!

Aquí lo podéis ver en un trasportín con una rama de limonero que le puse para que se perchara.



Aquí el pollito posado en mi mano. ¡Fijaos en su tamaño liliputiense!

Y aquí conmigo. El que diga que el pollo es feo, ¡PUM!
De mí decid lo que queráis, ¡jajaja!  

Yo con el pollito

EDITO: modifico esta entrada para añadir un comentario que me he olvidado y no lo puedo pasar por alto. Es importante.

Cuando encontramos un pollito de pájaro en el suelo, es recomendable esperar como mínimo una hora porque hay aves que saltan del nido prematuramente pero sus padres, acudiendo a sus 'llantos' los alimentan allá donde estén: nido o suelo.

Muchas veces no les hacemos ningún favor recogiéndolos del suelo porque los apartamos de sus padres, los criamos de manera artificial y después es difícil reintroducirlos a la vida salvaje.

Me reitero en el punto de no alimentar a ninguna cría o adulto de ningún animal si estar cualificado para ello.

JAMÁS SE LES DEBE DAR PAN CON LECHE. 
Las aves no son mamíferos y, por tanto, no toman leche. Parece una obviedad pero he leído barbaridades sobre este punto.
Dicho llanamente y para que lo entienda todo el mundo: la leche lo mataría.


No voy a dar más vueltas a este punto, creo que es suficiente dejandoos los dos artículos que, para mí, son de referencia en este tema: 
2. Específico para rapaces nocturnas: Qué hacer con un pollo de rapaz nocturna


Más tarde llegó a mis manos una hembra de Gorrión común (Passer domesticus).
La bautizamos como "La pitbull" porque se enganchaba a tu dedo con el pico y no lo soltaba, toda una PPP (Pajarillo Potencialmente Peligroso/petardo); apodada como "Judini" porque a los amigos (Sonia, Vir y Nacho) que la traían en una caja de cartón en un coche se les escapó dentro del coche.

Fue rescatada del centro de Barcelona el 30 de septiembre de 2012. 
Fue un día muy lluvioso y cayó al suelo completamente mojada y sin poder volar.

Gorrión común hembra
(rescatada)

Cuando llegó a casa ya estaba prácticamente seca.
Le puse pan (corteza, no miga) en trocitos muy pequeños y alpiste para canarios.
Cada cierto rato le iba dando agua con una cucharilla sin forzarla a beber.

Gorrión común hembra(rescatada)

Aquí la podéis ver comiendo como una descosida:


Estuvo en mi casa desde ese día desde por la tarde/noche hasta la mañana siguiente, día en que fue liberada en un parque cercano a mi casa donde hay muchos gorriones.
Aquí el vídeo de la liberación:


Y hasta aquí los pájaros que pasaron por mi vida reafirmándome mi admiración por ellos.

 

 ¿Y la fotografía?

Después de todos estos encuentros con pájaros tan variados, el 7 de octubre de 2012 me fui al Remolar, dentro de los espacios naturales del Delta del Llobregat a ver aves.
Río Llobregat

¡El 7 de octubre es el Día Internacional de las Aves!

Allí estaba yo, en los 'aguaits' o casetas de madera al lado de humedales desde las que observas a los pájaros sin ser visto.
Aquel día llevaba un objetivo muy limitado, un 18-55, pero me gustó tantísimo la experiencia de fotografiar esos paisajes y sus aves que me quedé con ganas de más.

Aguait en el Remolar

Así, poco a poco y con esfuerzo, he ido mejorando mi equipo fotográfico hasta el día de hoy y puedo declararme adicta a las aves y su fotografía.

No puedo dejar de mencionar que éste es otro de los legados que me ha dejado mi padre: la afición a la fotografía.

++++

Hay que ver cómo me enrollo sin que se me dé cuerda. 
Necesitaba explicaros, a grandes rasgos, cómo he llegado hasta aquí. Os aseguro que está muy resumido, jiji.

Creo que con esta historia os hacéis a la idea de por qué he creado este blog. Me encantará compartir cada momento de satisfacción que me ha dado observar y fotografiar aves.
Esta pasión por las aves crece cada día y me da que si seguís este blog, seréis testigos de todo el cariño que les he cogido, les tengo y les tendré.

Hasta la próxima entrada, si es que continuáis leyendo mis parrafadas, jiji.

Un abrazo enoooorme,
Mireia :)

PD/: esta entrada es un homenaje a Ory y todos aquellos pájaros que han pasado o pasarán por mis manos.
Espero estar a la altura.

5 comentarios:

  1. Preciosas las historias, la de Ory me ha parecido mazo entrañable. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miquel! :)
      Ory nunca caerá en el olvido.

      Eliminar
  2. Todo tiene un principio! :D

    El otro día salimos de casa y Nao empezó a ladrar ( cosa que no suele hacer ), y en el pasillo de la parte de atrás de casa había un bebé de gaviota ( Lo sabemos por el plumaje, porqué el bicho era grande, grande!! ). Ahí estábamos, y no es la primera vez, al rescate de un bebé gaviota. Es un pasillo que da al aire libre, y está en la zona del puerto, por lo que hay gaviotas a decenas... El caso es que allí estaba Nao, ladrándole y persiguiéndola ( Sin ninguna intención de morder, pobre tontín ) y la gaviota, coja, intentando huir. Al final, Marta con Nao haciendo de tope en las escaleras para que no bajara pisos, y yo, cogiéndola con las chanclas ( Si te picotea una gaviota lo flipas... ) la metimos en el ascensor ( bajamos charlando del tiempo :D ) y la soltamos en la calle, evitando que la atropellaran, hasta que cogió carrerilla, alzó el vuelo y se puso en un tejado de un edificio.

    Y no es la primera vez... El rescate de pájaros ya ha sido recurrente. Hay que tomarlo como señal?

    Abrazo y a seguir con el Blog, que lleva curroooooo! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encanta vuestra historia!
      Pues yo después de tantos rescates, sospecharía...jiji

      Eliminar
  3. admiradora de los vencejos , dices :


    "Como en toda historia, hay un punto de inflexión, un punto clave en el que la vida del personaje principal cambia para que su vida ya no vuelva a ser la misma.

    Y ese momento de mi vida fue el 21 de mayo de 2011. "

    lo que escribes Mireia , no es nada , absolutamente nada comparado con lo que te espera en el futuro. Te sugiero ( tú ya lo haces ) que sigas mirando el cielo y el suelo de tu ciudad ( esto no lo haces aun mucho ). Ya me comprenderás algún dia.

    saludos antonio

    saludos Antonio.

    ResponderEliminar